Los resultados de las legislativas del 22 de octubre, aún en su carácter provisorio, no dejan lugar a dudas en relación a la victoria de la alianza oficialista encabezada por el presidente, Mauricio Macri. Con un 42 por ciento a nivel nacional, se impuso con una cifra plebiscitaria en CABA, y seanotó triunfos en otras 12 provincias entre ellas los principales centros urbanos: Provincia de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Mendoza. En su discurso de festejo, el jefe de estado fue contundente en relación al ajuste virulento que vendrá con este resultado en las urnas. A modo de ejemplo, no terminaban de contarse los votos cuando la petrolera Shell ya había emitido un comunicado anunciando el aumento de tarifas en las naftas.

El triunfo de Cambiemos se vale, por un lado, de la división y crisis del peronismo que, en la Provincia de Buenos Aires, concurrió con tres listas separadas. Gran parte de los gobernadores del peronismo derrotados en sus provincias fueron cómplices del macrismo y votaron la enorme mayoría de sus leyes. De hecho, Macri ya anunció que convocará a una "gran acuerdo nacional" para avanzar en sus reformas neoliberales que contará con el visto bueno de un sector del PJ y la burocracia sindical.

Por otro lado, el kirchnerismo pagó caro los límites del "capitalismo nacional" que promovió intentando erigirse en socio de la burguesía en sus distintas fracciones y en socio de buena parte del viejo aparato del PJ, la burocracia sindical y mafias policiales durante doce años. Así como recientemente su política de desmovilización total que quedó en evidencia en forma lamentable con la aparición del cuerpo de Santiago Maldonado: mientras miles concurrimos espontáneamente para marchar a Plaza de Mayo exigiendo justicia y que se vaya Bullrich, la Unidad Ciudadana pidió quedarse en la casa e ir a las urnas el domingo. Esta actitud que repitió, en realidad, durante todo el año a pesar de su discurso "anti-ajuste" le dio aire al macrismo para que pudiera sortear los distintos obstáculos que su política de ajuste y represión fue provocando.

Se abre un nuevo escenario a partir de la consolidación electoral de Cambiemos que, sin embargo, lejos está de ser un viaje sin turbulencias. A partir de ahora se endurecerá el llamado "gradualismo" y el gobierno pasará a una confrontación más abierta contra el pueblo que mostrará con crudeza la verdadera cara de sus políticas de hambre, creando mayor malestar popular. Resulta importante señalar que la gran base del sostenimiento económico de la alianza oficialista ha sido el endeudamiento externo que ya alcanza más de las dos terceras partes del PBI sin contar al Banco Central. Esta política es insostenible en el largo plazo y demandará con urgencia construir la resistencia a este modelo hambreador. 

En este contexto, la elección alcanzada por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores con un millón 300 mil votos en todo el país es sumamente significativa: en un escenario de avance electoral de la derecha, la izquierda ha logrado defender y ampliar sus representaciones en juego a partir de la defensa de un programa anticapitalista y de las y los laburantes. Ahora existe el desafío concreto de traducir la resistencia contra Cambiemos en una alternativa de independencia política de las y los trabajadores para sectores cada vez más amplio de nuestro pueblo.

Desde ese lugar y siendo nuestra primera experiencia electoral, como Poder Popular estamos orgullosos y orgullosas de haber contribuido a este resultado aportando nuestros/as candidatos/as a las listas del FIT, nuestra militancia activa a lo largo de toda la campaña y la defensa del voto con cientos de fiscales. Creemos que hacia adelante debemos continuar promoviendo la más amplia unidad de acción para enfrentar la política de Cambiemos y fortalecer la unidad de la izquierda para que esta pueda ser efectivamente una referencia para millones de trabajadores y trabajadoras y se convierta en el canal de la bronca y la lucha popular contra el ajuste y la represión. Seguiremos poniendo toda nuestra fuerza y energía en estos objetivos.

¡Por más unidad del campo popular contra el avance de Cambiemos, por más unidad de la izquierda para construir una alternativa de los y las laburantes!

¡Por más Poder Popular!

Frente al triunfo de Cambiemos que prepara un ajustazo, fortalecer a la izquierda para la resistencia