El movimiento de mujeres se mantiene organizado. Después del masivo paro internacional que impulsamos el pasado 8 de marzo en todo el país, este 3 de junio volvemos a ocupar las calles para que se escuchen nuestros reclamos. Te invitamos a marchar con la Corriente de Izquierda Poder Popular. Porque nuestras vidas valen y no toleramos más violencias sobre nuestros cuerpos, repetimos ¡Ni una menos!

Al decir “Ni Una Menos”, estamos diciendo “¡Paren de matarnos!”.

 

Así como aquel 3 de junio de 2015 salimos llenas de dolor al enterarnos de la aparición del cuerpo sin vida de Chiara Páez, este año volvemos a movilizarnos por todas las que nos quitó la violencia machista. A pesar de que el Estado no cumple con su obligación de brindar estadísticas oficiales, las organizaciones feministas elaboramos diversas sistematizaciones que nos permiten saber que cada 18hs, una mujer es asesinada en nuestro país.

Cuando decimos “Ni Una Menos” también denunciamos que cada femicidio es producto de una larga cadena de violencias y que no se trata de casos aislados o de “crímenes pasionales”. Al contrario el femicidio es el escalón final de múltiples situaciones violentas que atraviesan la vida de las mujeres e identidades disidentes, recayendo aún más sobre las mujeres trabajadoras y de los sectores populares, para las doblemente explotadas y las históricamente despojadas por el capitalismo y el patriarcado.

 

Seguimos en pie

Tras asumir el gobierno de CAMBIEMOS la situación de despojo de las mujeres e identidades disidentes se profundizó: no sólo se ha hecho oídos sordos a nuestros reclamos, sino que también se han consolidado las condiciones de vulnerabilidad en las que vivimos. El presupuesto destinado al Consejo Nacional de las Mujeres equivale al 0,0055% del presupuesto nacional, es decir, menos de $10 pesos para asistir a cada mujer de nuestro país. A su vez el “Plan Nacional de Acción para la Prevención, Asistencia y Erradicación de la Violencia contra las mujeres” que fue anunciado con bombos y platillos en julio de 2016 aún no se concreta en una política pública del gobierno macrista.

 

Los refugios que deben alojar a las mujeres que salen de sus hogares por la violencia machista no dan abasto y sus trabajadoras –sí, en su mayoría también son mujeres-  lo hacen en condiciones de inestabilidad laboral.  Las instituciones del Estado que deberían garantizar el acceso de las mujeres a sus derechos terminan revictimizándolas o criminalizándolas, cuando minimizan el testimonio de una mujer violentada, cuando quienes deben impartir justicia lo hacen desde una posición misógina y patriarcal, cuando dejan impunes a femicidas y violadores, cuando otorgan a la Iglesia el poder sobre la educación y luego perdonan a curas abusadores. Mientras nosotras/os nos organizamos contra la violencia machista, los de arriba gobiernan para garantizar el orden y la moral capitalista y patriarcal.

 

Este 3 de junio, cuando decimos Ni Una Menos, no sólo exigimos que dejen de matarnos, también exigimos poder vivir una vida libre de todo tipo de violencias, el derecho a decidir sobre nuestros cuerpos, salarios que igualen el costo de la canasta familiar para que ninguna mujer se encuentre en situación de dependencia de un varón violento.

 

 

Desde la Corriente de Izquierda Poder Popular entendemos la necesidad de impulsar este 3 de junio una gran jornada de lucha feminista y en las calles, donde visibilicemos la responsabilidad del Estado en esta situación y gritemos bien alto: ¡Basta de violencia machista! ¡Ni una menos!

 

- Exigimos presupuesto para la aplicación de la Ley 26.485, para prevenir, sancionar y erradicar la violencia hacia las mujeres y la declaración de emergencia en violencia de género; y la sanción urgente de una ley nacional de emergencia en violencia machista.

 

- Basta de justicia machista: Libertad para Higui, presa por defenderse del odio patriarcal. Cárcel común y efectiva a los curas y monjas abusadores del Instituto Próvolo.

 

- Legalización y despenalización de la interrupción voluntaria del embarazo. “Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir”.

Este 3 de junio gritamos una vez más: ¡Ni una menos!¡Vivas y libres nos queremos!¡El Estado es responsable!