El reciente fallo de la Corte Suprema que otorga el beneficio del 2x1 a un genocida desató una verdadera conmoción popular frente a la posibilidad latente que se generalice y los represores vuelvan a andar libres. Esto, a pesar que no se hayan arrepentido de sus crimenes ni jamás hayan dado datos para dar con el paradero de los cientos de bebés nacidos en cautiverio y apropiados.

 

Tras confirmar el profundo repudio que el fallo generó en la sociedad, el gobierno de Cambiemos intentó despegarse del mismo y ampararse en la "independencia" de poderes (cuando propios y ajenos saben que el macrismo tiene operadores en la Justicia como Daniel "El Tano" Angelici).

 

Sin embargo, más allá de los comunicados para evitar el costo politico de la sentencia, es innegable que desde el primer día de su mandato, el gobierno de Cambiemos tuvo una meta clara en materia de derechos humanos: garantizar la impunidad de los genocidas. 

 

Fue el propio presidente Macri quien negó el número de los 30 mil desaparecidos/as, mientras el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj, se reunía con familiares los genocidas. Asimismo, hubo otra serie de hechos profundamenta graves como la participación de miembros del Operativo Independencia en los festejos del Bicentenario.

 

La maniobra que busca la impunidad de los represores se completa con el llamado de la Iglesia Católica a una "reconciliación nacional", una verdadera falacia cuando Julio López sigue desaparecido tras declarar contra el asesino Etchecolatz.

 

En paralelo, mientras se quiere liberar a los responsables de crimenes contra el pueblo, el gobierno avanza en su politica de criminalización y represión de la protesta social, dos caras de la misma moneda. 

 

Golpear juntos a la impunidad

 

Frente a la gravedad de la situación, se hace necesaria la mayor demostración de unidad y fuerzas en las calles para enviar un mensaje claro al Estado: son 30 mil - fue un genocidio.

 

Por supuesto, la necesidad de golpear juntos contra la política favorable a los represores del gobierno nacional no diluye ni oculta las diferencias que mantenemos con el kirchnerismo, responsable de la Ley Antiterrorista, el Operativo X y el nombramiento de Berni y Milani.

 

Sin embargo, entendemos que la coyuntura amerita dejar de lado estas diferencias para realizar una acción unitaria que derrote la ofensiva derechista de Cambiemos sin abandonar cada cual sus banderas y posiciones. 

 

Salgamos a las calles masivamente para derrotar este operativo de impunidad orquestado desde el Estado:

 

¡No al 2x1!

 

¡Cárcel perpetua, común y efectiva para los genocidas!

A las calles contra la impunidad a los genocidas